Reseña Histórica

A finales de los años sesenta y durante toda la década siguiente, la prof. Doris Velásquez, una maestra normalista para ese entonces, casada y con tres hijos, debió sortear muchos obstáculos para atender el hogar, cuidar a sus niños, trabajar en la educación pública y asistir a la universidad con metas de superación. Añoraba más que una guardería, un colegio, donde pudiese llevar a sus hijos confiada en que no solamente fuesen atendidos en su proceso académico, sino de manera integral, en un ambiente cómodo, impregnado de afectos y respeto por cada uno de los intereses de los pequeños que allí se formaran, que tuviesen el privilegio de realizar actividades lúdicas dejándoles aprendizajes significativos para su desarrollo psicológico, físico y social y sobre todo que les fortalecieran los principios y valores morales enseñados en familia. En esa época en Maracay no existía un colegio con la modalidad de semi-internado que cubriera sus necesidades.

 

Con ese anhelo transcurrió el tiempo, se convirtió en un deseo firme de ayudar a tantas madres e hijos que vivían experiencias semejantes, quizás no podría abarcar una población grande pero por lo menos si a un pequeño grupo que le proporcionara la satisfacción de hacer una obra bien.

 

En mil novecientos setenta y nueve obtiene la especialización en Educación Preescolar, otorgada por la Universidad Simón Rodríguez. Una amiga la anima a poner en práctica el proyecto presentado en la Universidad, comenzando así de alguna manera a cumplirse su deseo, siempre con fe en Dios y con el entusiasmo de la amiga que la acompañaría sólo el año inicial, un proyecto teórico, literalmente, ya que para concretarlo se necesitaba un capital y una sede, con lo

cual no contaba. Siempre con la fe en Dios, como suele decir, un buen día al pasar por una calle de la urbanización La Arboleda ve una casa quinta en alquiler, reúne la documentación, completa el depósito con su sueldo además de un préstamo y firma el contrato.

 

Se plantea un segundo reto, la dotación de muebles y material didáctico. Con mucho sacrificio adquiere el mínimo de elementos necesarios para diligenciar los permisos respectivos de acuerdo a los requerimientos de la Ley de Educación y su Reglamento.

 

¿Cómo llamarlo? Pensó en un representante de la psicología de la educación, descartando la idea ya que deseaba algo cálido y menos científico, entonces surge el nombre Araguaney. Pre Escolar ¨El Araguaney¨ Inspirándose en la idea de lo que representa como símbolo de la naturaleza nacional, y en metáforas aplicadas a sus características, irradiador de luz e inteligencia, cobijo de alegría infantil, semillero inagotable, en fin amalgama de sentimientos y emociones para aprender y socializar en el calor y amor de un hogar.

La Autorización de Funcionamiento, quedó asentada en el acta de fecha quince de marzo de mil novecientos ochenta, firmada por el entonces supervisor del Departamento de Colegios Privados de la Zona Educativa del Estado Aragua, Profesor Rubén Mariño. A partir de ese memorable momento, inicia la inscripción de los primeros niños y niñas. Para el dieciseis de septiembre abre las puertas al año escolar mil novecientos ochenta y uno con tan sólo doce párvulos entre varones y hembras, matrícula que se incrementó durante el año, cerrando con veinticinco estudiantes en horario de siete de la mañana a seis de la tarde.

La sede propia se le agradece al Doctor Jorge Rodríguez Iñigo y a su honorable esposa Doña Carmen Capriles de Rodríguez quienes en un gesto de altruismo dieron en comodato la casa quinta situada al lado de la ocupada en los inicios del colegio, para cancelarla en cómodas cuotas mensuales, durante diez años, deuda que fue honrada antes del término. Aquí es importante resaltar que la profesora y sus hijos veneran la memoria de estos esposos que apoyaron y creyeron en la labor social que hacían como hormiguitas.

Desde 1980, año de su fundación, los servicios educativos ofrecidos en el colegio han variado. Pasó de ser Pre escolar a Escuela Básica, posteriormente, Unidad Educativa.

 

Himno del Colegio

HIMNO DE LA U.E.P. “EL ARAGUANEY”

 

 

CORO

 

Araguaney sublime tu meta

acaricia la integral formación

de cuidar la incipiente semilla

que en sus aulas ve salir el sol.

 

I

 

Refugiados bajo el signo de un árbol

un árbol que su sombra nos dio

y del espíritu de hojas de flagra

de entusiasmo nuestros sueños ungió.

 

II

 

Enseñar las virtudes morales

la espada que Bolívar blandió

y llevando siempre como bandera

ideales y mucha fe en Dios.

 

II

 

Inefable la tarea asignada

de cuidar el capullo en eclosión

ser vereda que enfile caminos

de mensajeros de nobleza y honor.

 

 

        Letra: Yohnny José Bandres

        Música: Guillermo González

 

 

Misión

La Unidad Educativa Privada “El Araguaney”, identificada con la filosofía del Círculo de Realización Personal (CRP), actualiza su misión y visión institucional a partir del año escolar 2015-2016

Ser innovadores en la educación, creadores de una filosofía integral cultivadora del SER que despierte ciudadanos dignos y merecedores de nuestra hermosa Venezuela; teniendo como pilares fundamentales el amor, el respeto, la honestidad y la solidaridad, proyectados siempre en la felicidad como propósito de vida, la abundancia como el reconocimiento de lo propio y la facilidad como la naturaleza de nuestra acciones, todo enmarcado en un clima de paz y unión, triunfando en todas las metas propuestas.

Visión

Ser precursores de la nueva educación; teniendo como prioridad el reconocimiento de las emociones individuales como indicadores de nuestra esencia, con la finalidad de aportar ciudadanos integrales que salgan de nuestras aulas a llevar soluciones a donde quiera que vayan, donde su PENSAR y su SER estén enfocados en vivir en felicidad, abundancia y facilidad; convirtiéndonos en sembradores de araguaneyes en Venezuela y el mundo.

U.E.P.

"El Araguaney"

U.E.P. EL ARAGUANEY 2015 Web Site elaborado por: GUSTAVO A. S. - www.gustavos.com.ve